La importancia de ser Maker

abril 10th, 2013 § 0 comentarios § permalink

Últimamente no puedo evitar hacerNos hemos acostumbrado a vivir la vida de forma pasiva. Cuando viajamos a otro país escuchamos las explicaciones del guía y nos volvemos a subir en el autobús para ir al siguiente destino. De compras nos limitamos a pagar por uno  de los cuatro modelos predefinidos que existen porque “es lo que hay”. Cuando llegamos a casa después del trabajo miramos la televisión o pasamos horas y horas en las redes sociales actualizando la página porque nos da pereza empezar a hacer algo.

Bicicleta para grupos en el maker faire de Henry ford museum por Maya C.

Bicicleta para grupos en el maker faire de Henry ford museum por Maya C.

Pero, afortunadamente, mi cuerpo me pide disfrutar de un entretenimiento más activo. ¿Y sabéis que es lo mejor? Una vez que empiezas engancha. He comenzado por fabricarme los productos en vez de comprarlos. Por supuesto no podemos vivir haciendo todas las cosas que necesitamos pero realizar yo misma algunas de ellas hace que me sienta bien por las siguientes razones:

  • Es justo el producto que a mí me gusta. Podemos personalizar lo que hacemos para que nos represente y nos sintamos reflejados en el producto. Las verduras las cultivo a mi manera y tengo total conocimiento de donde proceden. ¿Que no te gustan las zapatillas blancas y que no hay otra cosa en las tiendas? Pues pintalas. Si quieres ayudar al medio ambiente y reutilizar cosas, también puedes.
Joven creando sus propias prendas en una de las actividades de la asociación Portland Sewing.

Joven creando sus propias prendas en una de las actividades de la asociación Portland Sewing.

  • Lo que yo construyo/hago tiene más valor que lo que compro. Invertir parte de nuestro valioso tiempo en crear algo hace que seamos más conscientes del valor que tiene. En ese producto ponemos todo nuestro esfuerzo, nuestras ilusiones y al usarlo nos acordamos de todo ello. Indirectamente también nos cuesta más esfuerzo deshacernos de el y suelen ser productos que por el valor sentimental que tienen nos acompañan durante toda su vida útil. Al fin y al cabo, hemos vivido una experiencia en el proceso.
  • Aprendo cosas nuevas todos los días. Nadie sabe hacer de todo pero solo hace falta ganas y paciencia para aprender. En internet tenemos todo lo que necesitamos para aprender cualquier cosa. Solo que tenemos que introducir las palabras mágicas how to o DIY (do it yourself) y obtendremos un sin fin de recursos. O mejor aun, pide a alguien cercano que te enseñe, es una forma agradable de pasar más tiempo con los que nos rodean.
Niños aprendiendo a soldar en el mini maker faire de East Bay.

Niños aprendiendo a soldar en el mini maker faire de East Bay.

  • ¡Porque yo lo valgo! Es sano tener amor propio y resulta divertido mostrar al mundo nuestro arte. Si has invertido tiempo y esfuerzo en hacer algo lúcete y muestralo. Si encima lo haces en la red y explicas el proceso para que lo pueda hacer otra mucha gente mejor que mejor.

A todo esto se le llama ser un Maker. No hace falta tener que fabricar impresoras 3D o automatizar nuestra casa con Arduino. Reparar bicicletas y reutilizar objetos, hacernos una bufanda o tunear el coche también es ser Maker. Es hacer simple y llanamente.

Soy diseñadora industrial y no hago logotipos

enero 24th, 2013 § 0 comentarios § permalink

Sí, este texto es una pequeña pataleta, o un mimimí como lo llaman algunos amigos. Es un texto en el que pretendo dejar claro que cuando se habla de diseño no solo nos referimos a jóvenes artistas que dedican el tiempo a hacer carteles y tarjetas de visita (a lo cual no le quito merito por cierto).

Auriculares diseñados por un diseñador industrial donde se trabaja el aspecto, la forma de fabricar y los materiales entre otras cosas.

Auriculares de Franklin Gaw: un ejemplo de diseñador industrial donde se trabaja el aspecto, la forma de fabricar y los materiales entre otras cosas.

El ordenador que estas usando actualmente para leer este articulo ha sido concebido por un diseñador industrial el cual se dedica a idear el aspecto del producto y a coordinar diferentes perfiles de personas que participarán en su construcción como ingenieros mecánicos y eléctricos, gente de marketing, etc. De la misma manera la silla en la que probablemente estés sentado, el coche o tren que utilizas para moverte o la máquina de fitness que utilices en el gimnasio habrá pasado por las manos de un diseñador de producto (una posible especialización del diseño industrial).

Diseño de estructura de una página web realizado por soxiam. Un ejemplo de diseño de interfaces.

Diseño de estructura de una página web realizado por Soxiam. Un ejemplo de diseño de interfaces.

La página que visitaste antes de leer este artículo fue seguramente creado por un diseñador web el cual ha puesto todo su empeño en teclear código para que nosotros podamos navegar y hacer nuestras compras online. Seguramente esta persona sea también diseñador de interfaces o trabaje con uno de ellos para poder tener conocimiento estético y de usabilidad para hacer tu estancia en la web más cómoda y agradable o facilitarnos la compra para que gastemos mucho.

Análisis de experiencia de usuario cuando compra un libro online o en librería local. Trabajo de Yanfang Wei.

Análisis de experiencia de usuario cuando compra un libro online o en librería local. Trabajo de Yanfang Wei.

Pero dejemos a un lado la tecnología y la red, porque el trabajo de un diseñador se puede ver en cualquier parte.  Dentro de poco he quedado con algunos amigos para ir a cenar a un restaurante. En ese restaurante es posible que haya trabajado un diseñador de experiencias que ha realizado un análisis de la actividad y las necesidades del usuario para mejorar su estancia en el local. Sí, seguramente el diseñador gráfico haya colaborado con los logotipos de la empresa de ordenadores, con las tarjetas de visita, el cartel del restaurante o con las imágenes de la web. Pero no deja de ser otra especialización más de lo que es el diseño.

Os invito a entrar en páginas como Behance o Coroflot y analizar la cantidad de categorías que existen (vale, no todas son de diseño pero si muchas) donde también podéis ver ejemplos de cada especialización.

 

De pensar en 2D a pensar en 3D

diciembre 29th, 2012 § 0 comentarios § permalink

Tengo que confesar que, aun siendo diseñadora industrial, hasta hace poco no se me daba bien dibujar cosas inexistentes. Podía copiar imágenes rápidamente, bocetar lo que tenía delante ya fueran edificios, animales.. cualquier cosa y no tenía dificultades en poder transmitir lo que quería diseñar o cómo era el concepto del producto en el que estaba pensando. Pero, viendo portafolios de buenos diseñadores como Spencer Nugent me daba cuenta que me faltaba un salto para llegar al nivel que yo deseaba. Durante mucho tiempo me he preguntado porqué no alcanzaba tal calidad.

Bien pues gracias a un vídeo de FZD school (muy recomendados por cierto) descubrí la razón, y para mi personal humillación la respuesta era muy sencilla.

Tipo de ejercicios en 2D que realizábamos en la universidad.

Ejemplo de ejercicio en 2D que realizábamos en la universidad.

Desde muy pequeña fui educada en técnicas de dibujo y pintura. En la universidad continué con las clases de dibujo pero tanto en mi infancia como en la universidad se me enseñó a dibujar en 2D. Como bien explica  Feng Zhu, autor del vídeo, siempre que se dibuja en 2D (ya sea copiando una foto o retratando algo de la realidad) se miden las proporciones solo en altura y en anchura. No se realiza un esfuerzo especial en imaginar profundidades. En cambio cuando tienes que dibujar algo que estas imaginando tienes que hacerte una imagen mental de la imagen con sus proporciones (incluyendo la profundidad), sombras, etc. Por supuesto imaginarlo no es problema pero si lo es cuando lo quieres plasmar en papel. Simplemente no tienes la referencia enfrente ni tampoco la habilidad de pensar en ello. Puedes llegar a ser mejor o peor imaginando todas las proporciones pero siempre habrá una diferencia.

Muestra de boceto pensando en 3D del libro "Basic sketching techniques for the industrial designer"

Muestra de boceto pensando en 3D del libro “Basic sketching techniques for the industrial designer”

Pensar en formas geométricas en 3 dimensiones parece muy obvio pero cuando llevas toda la vida ejercitándote en dos dimensiones no resulta tan fácil. Como bien se cita en el vídeo es cuestión de realizar los ejercicios adecuados para poder dar ese salto  y cuestión de tiempo y dedicación que sea algo que salga solo.

Os dejo el vídeo de la escuela FZD school (en dos partes y comenzando aproximadamente en el minuto 5) para que veáis ejemplos más claros, ejercicios sugeridos y la opinión del autor.


Lo que quiero ser de mayor, mi elemento.

marzo 19th, 2012 § 0 comentarios § permalink

El mayor peligro para la mayoría de nosotros no es que nuestras aspiraciones sean muy altas y las desaprovechemos, sino que son demasiado humildes y las alcanzamos.  –   Miguel Angel

El elemento es la actividad para la cual estas capacitado y de la cual disfrutas realizándolo. El elemento tiene dos características, capacidad y vocación, y dos condiciones, actitud y oportunidad.

Ken Robinson, en su libro “El Elemento”, propone que todos tenemos nuestro elemento, una materia que entendemos y además disfrutamos con ella. La cuestión esta en encontrar cual es. Para ello considero que hay que estar abierto a todo. Probar diferentes actividades nos facilitará conocer en cual estamos más cómodos. Una vez conocemos qué es lo que nos gusta y lo que se nos da bien hay que coger el hábito de trabajar en ello. A todos nos gustaría poder tocar el piano como los grandes músicos pero, aunque lo entendiéramos y nos gustara practicarlo, pocos tenemos la capacidad de dedicarle el tiempo suficiente. Por último, encontrar el Elemento depende mucho de las oportunidades que creamos, de si las aprovechamos y de cómo lo hacemos.

Condiciones y características para encontrar el elemento.

Se puede decir que en las primeras tres áreas tenemos plena capacidad de acción. Está en nuestras manos entender una materia, disfrutar de ella y hacer la elección de si queremos dedicarle tiempo o no. En cambio, las oportunidades no solo dependen de nosotros. Aunque es cierto que tenemos la capacidad de fomentar las posibilidades son muchos los obstáculos que se presentan y a los que hay que hacer frente. A continuación se nombran los obstáculos y actitudes más destacados para mejorar nuestras oportunidades de encontrar nuestro elemento:

  • No soy capaz: A menudo nosotros mismos somos el primer obstáculo pensando que no somos capaces o que no somos buenos para llevar nuestra afición a un nivel profesional. El miedo es el obstáculo más común para encontrar el Elemento.
  • Perseverancia: Aunque estés realizando aquello que tanto te apasiona es fácil que encontrarse en situaciones no tan cómodas, momentos de agobio o simplemente que las cosas no salen. Es importante ser persistente con lo que se quiere y no abandonar fácilmente.
  • La tribu: Es común que las personas no acaben desarrollando sus aptitudes en el área que le interesa porque no está rodeado de las personas adecuadas. Las personas se adaptan a la gente que le rodea y si se da el caso de no encontrarte con gente con las mismas aficiones puede que simplemente o se desarrollen. A veces para conocer el Elemento se debe salir del mundo que nos rodea y buscar nuevos entornos.
  • Se una persona afortunada: Estas personas tienden a maximizar las oportunidades. Las personas que se sienten afortunadas crean, se fijan y actúan de acuerdo con las oportunidades cuando surgen. Y sobre todo, no consienten que la mala suerte las doblegue.

Cómo ayudar a otros a encontrar su elemento.

Encontrar nuestro elemento nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida pero también podemos ayudar a otros a encontrar el suyo. Hay cuatro roles que podemos realizar: reconocimiento, estimulación, facilitador y exigencia.

A todos aquellos que quieran indagar más en el tema os dejo un video TED del autor del libro “El elemento”, Ken Robinson:

http://www.ted.com/talks/sir_ken_robinson_bring_on_the_revolution.html

Líderes e inspiración

diciembre 24th, 2011 § 0 comentarios § permalink

En todas partes aparece la palabra líder, en periódicos, en los telediarios, en política, en el mundo empresarial… Son muchas las ocasiones en las que  se utiliza esta palabra pero pocas veces nos paramos a pensar qué significa o a qué hace referencia exactamente. Considero que este término se confunde mucho con títulos como “Presidente”, “Director”, “Ídolo”. Es cierto que el papel que representa un presidente o un director puede ser muy fácilmente confundido con un líder, incluso pueden darse ambas cosas a la vez, pero no siempre van de la mano.

Un líder es aquella persona que tiene una visión, un objetivo, se moviliza para llevarla a cabo e inspira a otros a seguir el camino. Esta persona se convierte en inspiración para otros y aporta la suficiente fuerza para que los demás decidan apoyar la causa. Generalmente esta persona consigue crear una sensación de unidad a los que comparten su visión, construyendo una comunidad de personas con un fin común.

La gente no se moviliza por cualquier razón. La pasividad de la sociedad hace que los motivos por los que una persona sale de la zona de comodidad tengan que ser importantes, un gran cambio. Es por esto que la visión del líder tiene que ser transformadora. Tiene que poder aportar algo nuevo a la sociedad para así poder llamar la atención de un grupo de personas.

Es importante también ser capaz de transmitir ese sueño. Es la fe que tiene el líder en su idea lo que hará que la gente lo siga y lo tome como un ejemplo a seguir. La pasión con la cual se transmite la idea y se ejecuta es esencial. Es lo que hace pensar a la gente “yo quiero ser así, yo quiero ayudar a conseguirlo”. De hecho la mejor forma de transmitir la pasión que sientes por las ideas y por los sueños es llevándolos a cabo. Ver que alguien lucha por sus ideales es a menudo el empuje necesario para mostrar al mundo que lo que haces merece la pena, que tienes el valor suficiente para defenderlo y que es posible hacerlo.

Es de esta manera que un líder consigue crear una comunidad de seguidores cohesionados que siguen un rumbo común. Una tribu con los mismos intereses.

Invictus

La película invictus ofrece ejemplos de liderazgo en diferentes ámbitos como el deporte, la política y la sociedad.

 

 

YO, MI LIDER, Y EL VECINO DE AL LADO

Si hablamos de líderar hay que tratar dos variables posibles: Liderarse a sí mismo y liderar a un equipo. Es el primer apartado el más importante y el que menos atención suele recibir.

Para poder liderar un grupo de forma natural primero hay que liderarse a sí mismo. Cuantas veces se dice que se quiere hacer algo pero nunca se llega a dar el primer paso. Ser capaz de soñar, ponerle pasión y movilizarse no es tan fácil como parece y, en cambio, es esencial para llegar a los objetivos marcados así como para tomar las riendas de nuestra existencia.

Cuando una persona decide dejar de realizar lo esperado por la sociedad y emprende un nuevo camino liderando un cambio en su vida siente una fuerte sensación de poder hacer cualquier cosa. Es una sensación de libertad y a la vez de miedo por lo que pueda ocurrir. No es decisión de un día convertirse en una persona proactiva. Para poder liderar nuestra vida hay que trabajar en ello y convertirlo con el tiempo y el uso en un hábito.

Cuando se habla de personas que inspiran, que son líderes para la gente, tendemos a pensar en grandes personas mediáticas que mueven masas. Obviamente estas personas tienden  a cumplir las condiciones de líderes pero a menudo olvidamos a la gente más cercana que con sus actos y sus valores realizan cosas excepcionales que motivan e ilusionan. Son personas sencillas que han luchado para conseguir sus sueños y han motivado a la gente de su alrededor bien para participar en su sueño o bien para tratar de conseguir el suyo propio. Lo mejor de estos líderes es que es gente cercana, gente con los mismos medios que el resto. Esto genera una sensación de tener posibilidades, de poder hacerlo nosotros también y de poder compartir con ellos nuestras ideas e ilusiones. La chispa surge y la gente se contagia con rapidez. Esta relación hace que se creen seguidores e incluso más líderes.

Os dejo con un interesante vídeo de Simon Sinek en el que analiza porqué ciertas personas tienen la capacidad de liderar.